“Gusanos horribles” atacan nuestras flores!

Autor:
Biomuseo

La alarma corrió como reguero de pólvora. Una horda de gusanos horribles estaba devorando las asclepias de sangre: algunas de las flores más vistosas del parque y que tanto nos había costado conseguir y cuidar. Adrián Mendoza, del equipo de guías, acudió a toda velocidad a atender la urgencia, y encontró a los malhechores con las manos en la masa. “No son gusanos, sino orugas de mariposa monarca (Danaus plexippus). Y tampoco son horribles: yo diría que son bien elegantes.” Qué dilema: el azote de las plantas para atraer mariposas resultó ser una plaga de mariposas. No fue difícil decidir qué hacer: les deseamos buen provecho a las orugas y las dejamos ser. Aquí sabemos que sin orugas, no hay mariposas.

>